“Abrir la puerta” para una vida sin violencia de género

lunes, 18 de mayo de 2020

Creo que la imagen de cuarentena y confinamiento, se presta mucho para entender la lógica del patriarcado, en cuanto a vigilar, castigar y disciplinar, que están directamente relacionados con el control del cuerpo

Tags:
En las últimas semanas se han multiplicado informes, reportes, publicaciones en las redes sociales, foros virtuales, sobre el aumento de la violencia contra las mujeres, la niñez, sin olvidar a la comunidad LGTB, y las personas de la tercera edad, durante la cuarentena a causa de la pandemia[1].  Los feminicidios no se han detenido, las cifras siguen siendo espeluznantes[2].  Una pregunta parece repetirse en distintas miradas críticas, al respecto, ¿es que los esfuerzos del movimiento feminista en América Latina, ha sufrido un duro revés, durante esta cuarentena? Agregaría, ¿la teología feminista también?  
El encierro, confinamiento, aislamiento, cuarentena trae distintos efectos en la psique de las personas, y por supuesto en su forma de convivencia.  La teóloga Nancy Bedford en un concurrido foro virtual, hace un par de días decía, que las mujeres por siglos hemos vivido la experiencia de sentirnos “cuarenteneadas”, por distintas razones, sabemos lo que eso significa. 
Creo que la imagen de cuarentena y confinamiento, se presta mucho para entender la lógica del patriarcado, en cuanto a vigilar, castigar y disciplinar, que están directamente relacionados con el control del cuerpo.  Aunque Foucault abordaba estos mecanismos en relación a las cárceles y psiquiátricos, nos sirve comprender el control de los cuerpos de las mujeres, y consecuente disposición de la sujeción de esos cuerpos y hasta de disponer “hacer vivir o dejar morir”.
En situaciones de confinamiento, encerradas con el agresor, la imposibilidad de circular, el estar todo el tiempo en el mismo lugar, el lugar donde se vive, nos lleva a pensar teológicamente esta relación de casa-cuerpo, espacio-poder.  Las cartas deuteropaulinas, como 1 Tim. 2,8-15 (códigos domésticos), centra su atención en las mujeres, aunque este enfoque es desde lo masculino de la época.  Los versos 13-14, por lo general más utilizados como fundamentación bíblica para la subordinación de las mujeres, y aún difíciles para trabajar con la comunidad de fe. Las indicaciones dadas en esa perícopa están en relación al cuerpo (como se debe vestir ese cuerpo de mujer), si bien pueda referirse a aquellas que visten ostentosamente, remitiéndonos a un análisis de clase.  También tienen que ver con el comportamiento en la casa y la asamblea, la autoridad, quién la tiene, sobre quién se ejerce.  La carta devela el hecho de que la mujer enseñe, o de tener autoridad en espacios, donde se generen cambios en las relaciones de poder. 

¡Abrir la puerta, para una vida sin violencia de género!

Para la teología latinoamericana, y específicamente la teología feminista, los desafíos van en la línea de seguir re-trabajando críticamente la relación cuerpo-casa, donde la teología Paulina, concibe la construcción de la ekklesia como una casa: la casa teológica se hace realidad en la casa de la comunidad y en la casa del cuerpo.  Definitivo seguir apuntando hacia los cuerpos, casas y ciudades libres de violencia de género, y apuntando no solo hacia una prevención y contención, sino la reconstrucción de lo emocional y lo social.  Hay que continuar animado a “desencuarentenarse” de tantos confinamientos impuestos y asumidos, y que las comunidades de fe, sean espacios seguros y democráticos.
Los movimientos feministas en su diversidad, seguirán con su lucha para asegurar, defender y hacer uso de las políticas de salud sin excluir a nadie, y reiterar que la violencia de género es una determinante social de la salud de las mujeres, y que se debe trabajar al mismo nivel que otros problemas de salud. Esto debería llevar a las políticas para trabajar las masculinidades, pensar en planes de intervención, para conducir a desaprendizajes, reeducación y repensar otras formas de habitar el cuerpo, y formas de habitar las relaciones de poder. 
 

[1] Distintas organizaciones (ONU, Observatorio de Igualdad de Género, etc.), apuntan cifras de incremento en casos por violencia de género, generando en algunos países, planes de seguridad para ellas y sus hijos, como los refugios; centros de llamada para denuncias; otros mecanismos.  En otros países no hay planes para atender esta situación durante la pandemia.
[2] Informes de México, Perú, Argentina, entre otros muestran cifras de aumento de feminicidios durante este tiempo de aislamiento.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Masculinidades y autonomía
    Pintor Arcabas, obra "La muerte y resurrección de ...

    Masculinidades y autonomía

    Más que buscar protagonismo en sus luchas o hablar de cosas que no nos competen ni pasan por el cuerpo, los hombres tenemos que pensar cómo el patriarcado ha afectado nuestra vida y cómo la justa rabia de las mujeres es una posibilidad para también emanciparnos nosotros.

  • Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía
    Fotografía de Library of Congress en Unsplash

    Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía

    Somos herencia de un legado de movimientos de lucha. El amor por lo que creemos y nos dedicamos nos ayuda a enfrentar las diversas situaciones de adversidades que padecemos. Si nos caemos, nos levantamos. El espíritu de ánimo y fuerza, y el saber de que Dios siempre está con nosotras, nos da las armas para vencer la discriminación, el racismo y el sexismo estructural al que somos expuestas.

  • Masculinidades y socialización cristiana
     

    Masculinidades y socialización cristiana

    La ética cristiana tradicional es fundamentalmente patriarcal y tiene la característica de influir en la socialización que realizan otras instituciones, como la familia, la escuela y el trabajo. Por ello, aunque muchas personas no asistan a una iglesia o no se consideren cristianas, están permeadas por esa ética. Este aspecto refleja la importancia de trabajar el tema de las masculinidades desde la socialización religiosa cristiana.

  • ¿Por qué urge Justicia de género?
     

    ¿Por qué urge Justicia de género?

    ¿Por dónde empezar cuándo todo lo importante parece estar interconectado? ¿Cómo apoyar el avance desde las iglesias? ¿Cómo diseñar iniciativas que incluyan mujeres en liderazgos, proyectos y políticas? Necesitamos crear oportunidades de empoderamiento y emancipación. Como teólogas y mujeres cristianas, aspiramos y luchamos por un mundo más igualitario y justo. Es hora de un cambio de paradigma cultural y religioso.

1 comentario en “Abrir la puerta” para una vida sin violencia de género

  • rene arturo floresrene arturo flores

    me parece pertinente abordar la realidad dramática de la violencia contra la mujer. mejor me parece el abordaje desde la perspectiva teológica, que nos ilumina la reflexión y luego accionar pastoral. si creo que es un gran pendiente trabajar esta realidad del machismo y estructuras del patriarcado en los diferentes ámbitos de la pastoral y comunidades.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El campo Correo electrónico es obligatorio.
Debe aceptar la política de uso de datos
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.