¿Violencia simbólica en las iglesias?

jueves, 28 de mayo de 2020

Cuando hablamos de violencia simbólica en las iglesias, hablamos de violencias sutiles que afectan nuestra participación en las iglesias y las sociedades. Nadie nos golpea, manosea o violenta física o sexualmente dentro de las iglesias, más sin embargo, los discursos y las prácticas ad intra, justifican la naturalización de la violencia que se traduce en: infravaloración, subordinación, ninguneo, etiquetas denigrantes.

Tags:
Para Pierre Bourdieu (1998), el autor de la “violencia simbólica”, la dominación patriarcal es el producto histórico de las relaciones de poder canalizadas por las instituciones sociales: familia, Iglesia, Escuela, Estado (p. 28). Es decir, que cuando la sociedad en general (dominadores y dominados y dominadas interioriza las relaciones de poder de los varones, solo aquellos que cumplen el estereotipo hegemónico), naturalizamos e interiorizamos la dominación y somos incapaces de cuestionarla porque son construcciones sociales tan sutiles que pensamos que son “naturales”. Lo que quiere decir, que existen formas de dominación objetiva y subjetiva. A estas formas subjetivas es lo que este autor denomina la violencia simbólica, se la ejerce en complicidad con quienes dominan determinando así el orden social.
                                                                         ¿Violencia simbólica en las iglesias?
Ilustración  REPRESENTACIÓN DE LA PIRÁMIDE DE LA VIOLENCIA
 
Por lo cual, cuando hablamos de violencia simbólica en las iglesias, hablamos de violencias sutiles que afectan nuestra participación en las iglesias y las sociedades. Nadie nos golpea, manosea o violenta física o sexualmente dentro de las iglesias, más sin embargo, los discursos y las prácticas ad intra, justifican la naturalización de la violencia que se traduce en: infravaloración, subordinación, ninguneo, etiquetas denigrantes, etc. Es lo que hace la teología feminista, poner la lupa sobre los discursos religiosos y denunciar cuando estos nos violentan.

Con este tipo de violencia lidiamos en lo cotidiano: en la calle, en la casa, en el trabajo, en los medios de comunicación, en la iglesia, en la escuela, no hay espacio social en el que estemos libre de esta violencia sutil e invisible para la mayoría de mujeres y varones. Se dice de esta violencia que es indolora, incolora e inodora. Se la hace mediante canciones, chistes, propagandas, películas, cuentos, sermones eclesiales, dibujos, arte, poemas, memes de las redes sociales, discursos políticos, enseñanza escolar, etc. Es, este tipo de violencia que más se practica en ambientes religiosos e iglesias. Tanto las víctimas como los victimarios están convencidos/as de un “orden natural” o sagrado que así lo dictamina Por ejemplo, el hecho de afirmar que “lo natural” es que las mujeres vivan la maternidad.

Existe una investigación de la Red Ecuménica de Teólogas de La Paz sobre violencia intraeclesial denominado Relaciones de Género en Comunidades Religiosas desde la Perspectiva de Mujeres Católicas y Evangélicas de las Ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz (2016): el autor del estudio es Julio Córdoba; se realizan 192 entrevistas que arroja resultados muy interesantes, en cuanto a violencia simbólica.
Varias de las mujeres entrevistadas expresaron una “alta identificación” con el liderazgo y las jerarquías locales de sus comunidades de fe. Es necesario destacar que no se trata de un liderazgo únicamente masculino. Es un conjunto de líderes hombres y mujeres que encarnan cierta “autoridad religiosa” en estas comunidades. Si bien en las parroquias católicas la expresión última de esta autoridad se centra en “el padre” (el sacerdote hombre), le acompañan varios líderes hombres y mujeres, con un importante rol como símbolo de autoridad (Córdoba, 2016, p. 26)

¿Violencia simbólica en las iglesias?
Esta identificación a la autoridad religiosa es frecuente no solo en comunidades de mujeres católicas, sino también en ámbitos evangélicos. Se realizan reuniones de concejos pastorales, se debaten varios asuntos, pero la decisión siempre la tomará el párroco o el pastor. Esto es violencia simbólica en las iglesias, avalada y reproducida por toda la comunidad, mujeres y varones; por eso es necesario visibilizarla y problematizarla para crear conciencia crítica sobre este tipo de violencia.
 
También amerita mostrar el cuadro realizado por Erlini Chové, una teóloga participante de la RETLP, a pedido de la Red para que grafique nuestro quehacer cristiano y eclesial:
Este cuadro intenta mostrar a diferentes mujeres intentando liberarse, cada una a su propio ritmo, de pesadas cadenas dentro de las iglesias cristianas y emprendiendo el vuelo de la liberación. Amerita también trabajar la temática de la violencia simbólica y religiosa, desde otras formas creativas de hacer demandas a nuestras iglesias.

A modo de conclusiones

Si hablamos del tema de las mujeres y de sus demandas dentro de las iglesias, resultamos víctimas de una iglesia patriarcal y misógina, alejada de los valores evangélicos que propuso Jesús de Nazaret, hemos sido desplazadas a los últimos lugares y lo que exigimos ahora es simplemente justicia de género. La iglesia no puede pasar de largo ante la ola de violencia de todo tipo que sufren las mujeres, violencia que se inicia dentro de las iglesias, las cuales justifican como “voluntad de dios” la naturaleza débil y secundaria de las mujeres frente a los varones. Las iglesias cristianas no pueden evadir su responsabilidad ante una realidad de muerte naturalizada para las mujeres.

Cuando los sacerdotes y pastores hacen un tipo de relecturas bíblicas fundamentalistas que justifican la subordinación de las mujeres, están glorificando desde sus ambones, toda la violencia que a diario se despliega y denuncia en todos los países. Esta violencia avalada eclesial y socialmente goza de una impunidad cómplice y descarada de toda la sociedad, se trata de la “violencia sagrada” que propone René Girard (1972).

De ahí que no solo nos limitamos a denunciar esta violencia intraeclesial, esta violencia simbólica en lo religioso; también queremos proponer cambios y lo hacemos sumándonos a la propuesta del Discipulado de Iguales, desde este sueño queremos dar a conocer nuestra utopía de una iglesia democrática para con todos sus miembros, de una iglesia con puertas abiertas para todos y esencialmente filadélfica con los sujetos más violentados de hoy, las mujeres.
 
Bibliografía consultada
Bourdieu, P. (1998). Dominación masculina. Anagrama. Trad. Joaquin Jordá. Barcelona.
Martínez Cano, S. (2012). Desde los márgenes: mujeres que viven en las fronteras. Artículo de: in-between spaces. Call of Papers 2012. Recuperado de: https://repositorio.comillas.edu/rest/bitstreams/30088/retrieve
Meinet, Roland (2006). Un nuevo método para comprender la biblia: el análisis retórico. Artículo traducido por: Emilio Lopez Nava. Disponible en: www.retoricabiblicaesemitica.org/Articolo/Spagnolo.pdf. (11 de mayo 2019).
Red Ecuménica de Teólogas La Paz (RETLP). 2016. Relaciones de Género en Comunidades Religiosas desde la Perspectiva de Mujeres Católicas y Evangélicas de las Ciudades de La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. Julio Córdoba. Pachamama. La Paz, Bolivia.
 
 

 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Masculinidades y autonomía
    Pintor Arcabas, obra "La muerte y resurrección de ...

    Masculinidades y autonomía

    Más que buscar protagonismo en sus luchas o hablar de cosas que no nos competen ni pasan por el cuerpo, los hombres tenemos que pensar cómo el patriarcado ha afectado nuestra vida y cómo la justa rabia de las mujeres es una posibilidad para también emanciparnos nosotros.

  • Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía
    Fotografía de Library of Congress en Unsplash

    Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía

    Somos herencia de un legado de movimientos de lucha. El amor por lo que creemos y nos dedicamos nos ayuda a enfrentar las diversas situaciones de adversidades que padecemos. Si nos caemos, nos levantamos. El espíritu de ánimo y fuerza, y el saber de que Dios siempre está con nosotras, nos da las armas para vencer la discriminación, el racismo y el sexismo estructural al que somos expuestas.

  • Masculinidades y socialización cristiana
     

    Masculinidades y socialización cristiana

    La ética cristiana tradicional es fundamentalmente patriarcal y tiene la característica de influir en la socialización que realizan otras instituciones, como la familia, la escuela y el trabajo. Por ello, aunque muchas personas no asistan a una iglesia o no se consideren cristianas, están permeadas por esa ética. Este aspecto refleja la importancia de trabajar el tema de las masculinidades desde la socialización religiosa cristiana.

  • ¿Por qué urge Justicia de género?
     

    ¿Por qué urge Justicia de género?

    ¿Por dónde empezar cuándo todo lo importante parece estar interconectado? ¿Cómo apoyar el avance desde las iglesias? ¿Cómo diseñar iniciativas que incluyan mujeres en liderazgos, proyectos y políticas? Necesitamos crear oportunidades de empoderamiento y emancipación. Como teólogas y mujeres cristianas, aspiramos y luchamos por un mundo más igualitario y justo. Es hora de un cambio de paradigma cultural y religioso.

1 comentario en ¿Violencia simbólica en las iglesias?

  • Dr. Luis Alberto González BrenesDr. Luis Alberto González Brenes

    El discurso dis-sacro que pretende perpetuar la semilla del miedo y que se produce como árbol violento, debe irse poco a poco desrramando hasta secarlo de raíz. Son más las formas simbólicas e interjectivas que afloran del oculto odio y que se hacen evidentes en las predicas, pero sobre todo en las con-nivencias diarias entre hombres y mujeres, los abusos se tienen que detener en contra de las mujeres en todo pequeño momento; en las conversaciones en casa, en las cenas, al dormir, en las redes sociales, por eso señalo el discurso dis-sacro que interjecta toda la vida en sociedad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El campo Correo electrónico es obligatorio.
Debe aceptar la política de uso de datos
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.