Masculinidades y socialización cristiana

viernes, 27 de noviembre de 2020

La ética cristiana tradicional es fundamentalmente patriarcal y tiene la característica de influir en la socialización que realizan otras instituciones, como la familia, la escuela y el trabajo. Por ello, aunque muchas personas no asistan a una iglesia o no se consideren cristianas, están permeadas por esa ética. Este aspecto refleja la importancia de trabajar el tema de las masculinidades desde la socialización religiosa cristiana.

Tags:

La construcción social de las masculinidades y feminidades es un tema que compete no solo a hombres y mujeres, sino también a las instituciones que se encargan de la socialización humana, tales como la familia, la escuela, el trabajo, la iglesia y otras más. En estas instituciones los seres humanos aprendemos no solo a ser mujeres u hombres, sino sobre todo aprendemos que, según nuestro género y edad, podemos ejercer o no ejercer dominio y control sobre otras personas. Aunque la familia y la escuela juegan un papel muy importante en la confirmación y reproducción de estereotipos masculinos tradicionales o en la construcción de nuevas formas de vivir la masculinidad, aquí nos concentraremos en la socialización que ejerce la iglesia. 

Para comprender la función socializadora de la iglesia en la construcción de las masculinidades es importante tomar en cuenta tres elementos que condicionan cualquier socialización humana: 1) La asignación del género, que se da cuando la persona nace. 2) La identidad de género, representada por factores biológicos y psicológicos. 3) El rol de género, determina cuáles actividades o áreas de acción corresponden a uno u otro género. 

Sin embargo, para que la socialización sea efectiva es necesario que las personas acepten y se identifiquen con el rol de género que la sociedad les ha asignado. Es aquí donde entran a funcionar las instituciones socializadoras, las cuales facilitan la aceptación de los roles de género tradicionales. Esta aceptación se logra a través de mecanismos de control y evaluación, los cuales generalmente van acompañados de premios o castigos. 

La iglesia, como institución socializadora, es un espacio que por tradición promueve y reproduce modelos masculinos hegemónicos, es decir, modelos donde se le otorga al hombre el poder (dominio y control) sobre la mujer, el hogar, las hijas y los hijos. La ética cristiana tradicional es fundamentalmente patriarcal y tiene la característica de influir en la socialización que realizan otras instituciones, como la familia, la escuela y el trabajo. Por ello, aunque muchas personas no asistan a una iglesia o no se consideren cristianas, están permeadas por esa ética. Este aspecto refleja la importancia de trabajar el tema de las masculinidades desde la socialización religiosa cristiana. 

El instrumento ético de socialización por excelencia es la Biblia. Por esa razón, para iniciar un proceso de socialización cristiana orientado a la justicia y equidad de género, es ineludible plantearse algunas preguntas: ¿Es machista la Biblia? ¿Dios es hombre? ¿Por qué la Biblia discrimina a la mujer? Una lectura literal y acrítica de la Biblia, puede conducir a defender, justificar y reproducir interpretaciones machistas y, por ello, pueden conducir a la conclusión precipitada y reduccionista que “la Biblia es machista”. Pero, aunque no lo parezca, “la Biblia no es machista”, sino más bien fue escrita en un contexto cultural machista, que no contaba con los avances culturales actuales del idioma ni existía la perspectiva de género. Sin embargo, en los textos bíblicos también se encuentran pasajes que interpelan el contexto patriarcal de esa época. Y la única forma de (re)descubrirlos es (re-)leerlos con ojos no machistas. 

Aunque el sentido literal de los textos no se puede cambiar, sí se pueden hacer diferentes interpretaciones al contextualizarlos. Releer los textos bíblicos implica: 1) tener valor y coraje para interpelar lecturas tradicionales, 2) arriesgarse a que los mensajes nos interpelen personalmente y nos exijan cambios reales en nuestras relaciones de género. Posiblemente los textos nos lleven a descubrir que, para ser parte del Reino de Dios (sociedad justa y equitativa), tenemos que dejar algunos privilegios “terrenales” de género que generan víctimas “terrenales”. 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Masculinidades y autonomía
    Pintor Arcabas, obra "La muerte y resurrección de ...

    Masculinidades y autonomía

    Más que buscar protagonismo en sus luchas o hablar de cosas que no nos competen ni pasan por el cuerpo, los hombres tenemos que pensar cómo el patriarcado ha afectado nuestra vida y cómo la justa rabia de las mujeres es una posibilidad para también emanciparnos nosotros.

  • Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía
    Fotografía de Library of Congress en Unsplash

    Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía

    Somos herencia de un legado de movimientos de lucha. El amor por lo que creemos y nos dedicamos nos ayuda a enfrentar las diversas situaciones de adversidades que padecemos. Si nos caemos, nos levantamos. El espíritu de ánimo y fuerza, y el saber de que Dios siempre está con nosotras, nos da las armas para vencer la discriminación, el racismo y el sexismo estructural al que somos expuestas.

  • ¿Por qué urge Justicia de género?
     

    ¿Por qué urge Justicia de género?

    ¿Por dónde empezar cuándo todo lo importante parece estar interconectado? ¿Cómo apoyar el avance desde las iglesias? ¿Cómo diseñar iniciativas que incluyan mujeres en liderazgos, proyectos y políticas? Necesitamos crear oportunidades de empoderamiento y emancipación. Como teólogas y mujeres cristianas, aspiramos y luchamos por un mundo más igualitario y justo. Es hora de un cambio de paradigma cultural y religioso.

  • ¿Violencia simbólica en las iglesias?
     

    ¿Violencia simbólica en las iglesias?

    Cuando hablamos de violencia simbólica en las iglesias, hablamos de violencias sutiles que afectan nuestra participación en las iglesias y las sociedades. Nadie nos golpea, manosea o violenta física o sexualmente dentro de las iglesias, más sin embargo, los discursos y las prácticas ad intra, justifican la naturalización de la violencia que se traduce en: infravaloración, subordinación, ninguneo, etiquetas denigrantes.

    Dejá un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.