Queridos y queridas estudiantes, docentes y administrativos

domingo, 13 de diciembre de 2020

Al hacer este cierre del año académico, ponemos una señal como hizo Samuel (I Samuel 7.12), un gesto, un símbolo para decir: "Hasta aquí nos ayudó el Señor". En esa esperanza, soltamos lo que pesa de este año, lloramos las pérdidas humanas y otras, nos sabemos muchos y muchas transitando por procesos de duelo; no obstante, también con fe y esperanza nos abrimos y agradecemos lo nuevo que llega, más fortalecidos y fortalecidas, sin tanto temor a lo incierto.

Tags:
Llegamos al cierre de este año académico 2020. Tres cuatrimestres han transcurrido, no como sucede cada año. Este año fue diferente para todos y todas. A escasas semanas del primer cuatrimestre, llegó la pandemia a nuestra América Latina y el Caribe. Sin la posibilidad de continuar las clases presenciales por motivo de las medidas de bioseguridad, tuvimos que re-inventarnos mediante la tecnología, el teletrabajo, las videoconferencias, las video reuniones, y el trabajo académico virtual.

Hemos tratado de acompañar a nuestros y nuestras estudiantes en todo lo posible, ofreciendo más oportunidades de becas a distancia frente a los embates en la economía por la pandemia. También, se les ha brindado acompañamiento pastoral mensualmente mediante Zoom por un equipo de Consejería Pastoral y de Psicólogos frente a los diversos duelos ante las pérdidas de familiares y otras. La naturaleza, sufrida por el calentamiento global, también impactó con dos grandes huracanes la costa atlántica de Centroamérica, islas del Caribe, México y Estados Unidos. Muchos estudiantes y sus familias sufrieron inundaciones y mucha devastación en sus comunidades e iglesias. Les hemos estado acompañando.

La comunidad académica siguió adelante con la esperanza expresada en los insumos litúrgicos de cada semana de los tres cuatrimestres. Los Seminarios Virtuales fueron otra forma de acercarnos a la comunidad y de reflexionar en torno a los acontecimientos. 

Al hacer este cierre del año académico, ponemos una señal como hizo Samuel (I Samuel 7.12), un gesto, un símbolo para decir: "Hasta aquí nos ayudó el Señor". En esa esperanza, soltamos lo que pesa de este año, lloramos las pérdidas humanas y otras, nos sabemos muchos y muchas transitando por procesos de duelo; no obstante, también con fe y esperanza nos abrimos y agradecemos lo nuevo que llega, más fortalecidos y fortalecidas, sin tanto temor a lo incierto.

Que el año 2021 sea mucho mejor y en enero podamos iniciar nuestro nuevo año académico 2021 llenos y llenas de esperanza.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • “¿Cómo evitar que una gota de agua se seque? … Arrójala en el mar”
    Presentación del Documental del 100 Aniversario, ...

    “¿Cómo evitar que una gota de agua se seque? … Arrójala en el mar”

    ¿Cómo encapsular en un video de unos minutos la vida de centenares de personas, en cientos de lugares, a lo largo de un siglo? … Solo con imágenes, captando signos, mostrando gestos, dejando que la imaginación vuele y nos haga revivir momentos inspiradores e inolvidables de esta caminata por los senderos de América Latina. Eso es lo que se busca en el video que están a punto de ver.

  • Poderes buenos nos abrazan
     

    Poderes buenos nos abrazan

    Poderes buenos siempre nos abrazan y la confianza nos animará pues Dios siempre guiará nuestro destino y en cada nueva aurora él estará.

  • Haciendo teología en el camino
    Arte de Luís Henrique Alves Pinto. Representación ...

    Haciendo teología en el camino

    ¿Por qué estamos dedicando este espacio de reflexión sobre las necesidades actuales a la memoria de un teólogo del siglo pasado que no nació en América Latina?

  • Repensar...
     

    Repensar...

    Al repasar todo lo acontecido en la gestión de Junta Directiva, este 2022 (incluyendo las dificultades), no podemos, sino agradecer a Dios su atento cuidado y sostén; y todas las personas que conforman la UBL, por su valentía, por su apoyo y por todas las cosas buenas que también vivimos durante el año a pesar de las consecuencias de la pandemia que aún persisten. Feliz fin de año para apropiarnos del regalo más preciado que podemos recibir: las promesas encarnadas en un niño que anunció justicia, paz, igualdad y esperanza.

    Dejá un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.