Mujer afrolatinoamericana: historia, actitud y valentía

domingo, 25 de julio de 2021

Somos herencia de un legado de movimientos de lucha. El amor por lo que creemos y nos dedicamos nos ayuda a enfrentar las diversas situaciones de adversidades que padecemos. Si nos caemos, nos levantamos. El espíritu de ánimo y fuerza, y el saber de que Dios siempre está con nosotras, nos da las armas para vencer la discriminación, el racismo y el sexismo estructural al que somos expuestas.

Tags:
Conmemorando este 25 de julio “Día Internacional de las Mujeres afrolatinoamericanas y caribeñas” me es grato compartir este pequeño escrito, que recupera la memoria histórica y colectiva, desde mi ser mujer negra, latina y religiosa que ha afianzado mi espíritu de resistencia y valentía para superar las adversidades y la discriminación.

Un gran número de mujeres afrolatinoamericanas es de origen pobre, sus vidas han sido marginadas por constantes violencias, desplazamientos y negaciones; como el acceso a la educación, a los servicios básicos y al empleo justo, pero gracias a Dios esta ventana histórica a cambiado, porque nuestros orígenes también son de resistencia y valentía, lo que hoy nos motiva a seguir soñando. 

Nuestras familias extensas han sido uno de los pilares de nuestra resistencia. Las oraciones, el compartir el pan y los diálogos entre nosotras alimentan nuestra fe. Así también la fe del pueblo nos da fortaleza y nos ayuda a rebelarnos contra la opresión y a luchar por nuestros derechos.

Somos herencia de un legado de movimientos de lucha. El amor por lo que creemos y nos dedicamos nos ayuda a enfrentar las diversas situaciones de adversidades que padecemos. Si nos caemos, nos levantamos. El espíritu de ánimo y fuerza, y el saber de que Dios siempre está con nosotras, nos da las armas para vencer la discriminación, el racismo y el sexismo estructural al que somos expuestas. Como mujer cristiana he acompañado a otras en ese proceso y he crecido junto a ellas. No ha sido fácil, pero hemos roto las cadenas que nos atan y hemos salido de la victimización impuesta que nos detiene.

En un proceso de reflexión sobre la violencia contra la mujer, la discriminación, las experiencias de esclavitud, la opresión y los derechos sobre la tierra y la ciudadanía a la luz de la palabra, nos lleva a una lectura comunitaria y comprometida con la verdad que Dios profesa. Debemos estar siempre unidas, trabajar contra el machismo, exigir que nos escuchen y levantar nuestra voz con propuestas que nos ayuden a tener presencia y participación en la vida ciudadana, en la educación de nuestros pueblos y en el manejo de los recursos naturales y las políticas del estado. Denunciemos los sistemas económicos, políticos y sociales excluyentes, que no permiten la abolición de la esclavitud y que generan inequidad y muerte, donde los peligros y la violencia de la que somos objeto muchas veces, chocan escandalosamente, negándonos una vida digna, justa e integra.

La mujer afrolatinoamericana tiene un rol importante en la sociedad y en nuestras iglesias. Desde nuestras realidades debemos asumir desafíos como: la formación-educación para la defensa de los derechos humanos, la identidad y el sostenimiento de los vínculos familiares, así como la participación activa en los diferentes escenarios políticos y económicos. Desde nuestras iglesias debemos trabajar en relecturas bíblicas que presten mayor atención a la pastoral de las mujeres que viven en contextos de marginalidad y violencia, y que las motiven a la toma de decisiones. Porque somos las que más comunicamos, sostenemos y promovemos la vida, la fe y los valores, somos la unión entre lo sagrado, la vida biológica y espiritual. 

Mi gratitud y reconocimiento a todas aquellas mujeres afrolatinoamericanas y caribeñas que han aportado con sus vidas y sus luchas, para que hoy sigamos construyendo historia y forjando, con actitud positiva y valentía, nuevos caminos de justicia y paz.     

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Mujeres de Abya Yala: Memoria ancestral y fe pública
    Fotografía de Dulecey Lima en Unsplash

    Mujeres de Abya Yala: Memoria ancestral y fe pública

    Las mujeres de Abya Yala entonces se empoderan de una historia y memoria ancestral que les permite ser un símbolo de resistencia invisibilizado por una “historia monolítica y universal” ajena a los pueblos originarios, a la ancestralidad y a la memoria que se sigue compartiendo alrededor del fuego, la cocina y de los tejidos.

  • Llamado al compromiso decidido por la erradicación de las violencias contra las mujeres
    Fotografía de Levi Meir Clancy en Unplash

    Llamado al compromiso decidido por la erradicación de las violencias contra las mujeres

    A pesar de los avances que se puedan señalar en la vida de las mujeres del presente, son muchas las violencias que siguen acechandolas en pleno siglo XXI. Aún persisten patrones culturales naturalizados que obstaculizan una verdadera igualdad de oportunidades para las mujeres. Los logros alcanzados se ven constantemente amenazados desde varios frentes. El sistema económico neoliberal exige recortes en educación, salud y desmantela las instituciones que son el soporte de la seguridad social. En todo esto las mujeres son golpeadas con mayor fuerza. Los fundamentalismos religiosos insisten en cuestionar la libertad alcanzada por las mujeres y acudiendo al pánico moral, plantean viejos modelos de feminidad.

  • Convivio virtual "Mujeres tejedoras de vida". Para Susana Strachan
     

    Convivio virtual "Mujeres tejedoras de vida". Para Susana Strachan

    Al cumplir 100 años nuestra querida casa de estudios, le queremos dar las gracias por haber soñado con un espacio en donde las mujeres podían estudiar la Biblia. Afirmamos nuestro compromiso de seguir poniendo la Biblia en manos de mujeres mientras trabajamos por sociedades justas que protegen la vida y la dignidad de todas las personas. Seguiremos invitando a mujeres a lanzarse a la aventura de estudiar teología.

  • Masculinidades y autonomía
    Pintor Arcabas, obra "La muerte y resurrección de ...

    Masculinidades y autonomía

    Más que buscar protagonismo en sus luchas o hablar de cosas que no nos competen ni pasan por el cuerpo, los hombres tenemos que pensar cómo el patriarcado ha afectado nuestra vida y cómo la justa rabia de las mujeres es una posibilidad para también emanciparnos nosotros.

    Dejá un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.