Día Mundial de la Persona Refugiada

lunes, 20 de junio de 2022

Se hace evidente entonces que la respuesta necesaria frente a este problema global, no es solo el gesto individual de buen corazón que permita seguir viviendo “con buena consciencia” en una situación global de injusticia, sino una acción política global con implicaciones económicas, capaz de restablecer relaciones globales de justicia que hagan innecesario el problema del desplazamiento de miles y millones de personas refugiadas.

Tags:
La celebración del “Día mundial del refugiado” busca recordar una realidad que puede normalizarse y pasar desapercibida como una parte natural del panorama social. Algo así, implicaría que una buena parte de la población mundial continúa su vida al margen de realidades humanas desgarradoras e inaceptables.

Refugiada es la persona que huye de un peligro de muerte; más precisamente, que se ve obligada a huir en contra de su voluntad. Es la persona que aspira llegar a un lugar de refugio donde, de una forma u otra, pueda reconstruir su vida o lo que queda de ella. La vida de estas personas se desenvuelve entonces entre dos puntos, en un lugar intermedio de incertidumbre, en el que se vive mientras tanto, si a eso puede llamársele vivir. De pronto, todo queda en suspenso, a la espera, en veremos. Con el agravante de que casi nada de eso decisivo por suceder depende de la persona misma, que se ha convertido en alguien enteramente dependiente, a merced de un gesto, de una acción ajena. Ahora bien, cuando el número de refugiados se cuenta en millones, en decenas de millones, esta respuesta deja de ser una acción individual, privada y se convierte en una acción política internacional. La crudeza de este problema desvela el sentido de humanidad que han alcanzado las sociedades industrializadas del siglo 21.

La respuesta a ciertos problemas políticos que pueden resolver crisis humanitarias globales, pasa por el reacomodo de ciertos privilegios económicos a los que las sociedades privilegiadas no están dispuestas a renunciar. Se hace evidente entonces que la respuesta necesaria frente a este problema global, no es solo el gesto individual de buen corazón que permita seguir viviendo “con buena consciencia” en una situación global de injusticia, sino una acción política global con implicaciones económicas, capaz de restablecer relaciones globales de justicia que hagan innecesario el problema del desplazamiento de miles y millones de personas refugiadas, internas (Palestina) y externas (Afganistán).

Es muy frecuente, sobre todo en medios “cristianos”, reducir la naturaleza de problemas sociales a acciones caritativas individuales. Se cree poder resolver conflictos políticos con acciones privadas, problemas económicos con gestos de misericordia. Pero, evidentemente, no se trata de esto. Es ingenuo e irresponsable pensar que los problemas políticos se resuelven con acciones de misericordia individual. El problema del desplazamiento de refugiados es multicausal y un día como este es la oportunidad para comprender la magnitud social del mismo, así como el hecho de que “esa realidad”, que vemos desde cierta distancia y comodidad, como no afectándonos de forma directa, nos afecta y nos involucra. No es posible vivir vidas dignas y decentes rodeados de personas que observan a la distancia, como si miraran hambrientas desde la ventana, el interior de un restaurante en donde otras comen cómoda y despreocupadamente. La coexistencia de esas realidades, divididas por el vidrio de un restaurant, no puede ser el modelo de ninguna sociedad en el siglo 21. 
 

Es cierto que estamos llamados a cumplir el rol del buen samaritano en el camino de la vida, pero esto no es más que un acto inicial. En algún momento debemos llegar a comprender que la ruta entera hacia Jericó debe ser transformada, de tal modo que los hombres y las mujeres no sean constantemente golpeados y agredidos mientras marchan por el camino de la vida. La verdadera compasión consiste en algo más que arrojar una moneda a un indigente. No es algo casual ni superficial, sino algo que nos permite comprender que cuando un edificio produce indigentes y refugiados, necesita ser reestructurado completamente”.

Martin Luther King, abril 1967.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Día internacional de la erradicación de la pobreza.
    Fotografía de Tung Minh en Unsplash

    Día internacional de la erradicación de la pobreza.

    La pobreza se ha convertido hoy en una especie de concepto genérico que forma parte de muchos discursos, es algo así como “el sabor del mes”. Lo cierto es que al hablar de pobreza hablamos, realmente, de vida y muerte, de dignidad humana, de sobrevivencia, de calidad de vida, de derechos humanos.

  • Zimri y Cozbí, Números 25:1-18
    Pintura de Zec Safet

    Zimri y Cozbí, Números 25:1-18

    Soy Cozbi, de niña me gustaba recolectar historias, en especial aquellas que contenían pequeñas dosis de amor, mientras crecía en el camino me encontré varías: amores inesperados, imposibles, amores que dan miedo, y aquellos que germinan y crecen en medio del caos y del odio.

  • Situación Política en Bolivia
     

    Situación Política en Bolivia

    Si un grupo político logra unir en su discurso lo religioso y su postura política, será capaz de remodelar la subjetividad de las personas generando un ambiente de moralidad que incluye en muchos casos, una actitud acrítica de parte de sus seguidores y con el riesgo de manifestaciones explícitas que dividen a las personas entre malos y buenos, corruptos y virtuosos, libres y esclavos, adoradores de dios e idólatras, justos e injustos, y en el peor de los casos con el derecho a violentar a quienes no entran en su línea ideológica.

  • Justicia Social
     

    Justicia Social

    Es evidente que en una sociedad de consumo como la nuestra, todo puede convertirse en mercancía, incluso las causas nobles, las campañas necesarias y las metas más altruistas.

    Dejá un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.