Los Derechos Humanos: Un acceso teológico

jueves, 10 de diciembre de 2020

Se puede concluir que existe un puente natural entre los actores de los movimientos sociales y culturales que buscan en el presente un nuevo horizonte de derechos para los seres humanos, el medio ambiente, el planeta entero y la vida de las futuras generaciones y los miembros de las iglesias que impactan la conciencia pública con los valores de la gran utopía del Reino de Dios, el reino de una vida humana de dignidad y una vida cósmica de justicia, armonía y paz.

Tags:
Históricamente es cierto que los Derechos Humanos fueron impuestos en Europa en contra de la resistencia de las iglesias católica-romana y protestante. Se consideran como frutos del pensamiento de la Ilustración que se dirigió contra todas las instituciones establecidas y sus tradiciones. Se veia también la iglesia y la religión como instrumentos de manipulación y dominación de la gente. Las reivindicaciones de “libertad, igualdad y fraternidad” – el lema de la Revolución francesa-  cuestionaron la alianza entre el poder político absolutista y el poder eclesial. Eso cerró los caminos hacia un encuentro profundo entre el pensamiento revolucionario democrático y el pensamiento teológico. 

Sin embargo, después de más que 200 años la situación ha cambiado mucho y los Derechos Humanos, como fueron formulados en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” en 1948 y sus siguientes generaciones, valen mientras tanto como un consenso universal de estándares éticos en grandes partes del mundo. A base de eso se puede dirigir la atención de nuevo en las analogías entre los Derechos Humanos y las intenciones de la fe cristiana. 
 
El núcleo de los Derechos Humanos se funda en la idea de la inalienable dignidad de cada ser humano. Todos los Derechos Humanos se quedan relacionados a esta dignidad a pesar de su diversidad. La amplitud de los Derechos Humanos la se puede categorizar como derechos de libertad, de igualdad y de participación. Es la figura básica de los Derechos Humanos.
  • Los derechos de libertad  destacan la limitación del poder estatal. Hay una esfera de libertad de cada persona que merece la protección institucional ante demandas del Estado. A este derecho pertenecen por ejemplo el derecho a la integridad física, el derecho a la vida y seguridad de la persona, el derecho a libertad de conciencia, pensamiento y religión, el derecho a protección de la propiedad.
  • Los derechos de igualdad abarcan todos los derechos que garantizan la igualdad ante la ley y la igualdad social. A este derecho pertenecen la seguridad social, el empleo, la elección libre de la profesión y el bienestar.
  • Los derechos de participación garantizan la participación política, en particular el derecho a la libertad de expresión y la libertad de reunión.
¿En qué consiste ahora la relación con la teología?
  • El derecho a la libertad corresponde con la libertad de la fe como la reclamaron los reformadores.  Resulta de la confianza de ser aceptado por Dios y tener dignidad humana ante él, independientemente de sus propios logros y méritos. 
  • El derecho a la igualdad corresponde con la justicia de Dios la que quiere ser realizado en el mundo y en el ser humano. Dios mismo actúa como fuerza creadora y redentora con respecto a todas personas igualmente. 
  • El derecho a la participación corresponde con el sacerdocio universal de todos los creyentes. 
Eso se deriva directamente de la justificación de cada creyente mediante la fe. Es un acto de gracia de Dios para todos sin diferencia entre ellos. Por eso no existen diferentes grados de la espiritualidad o de la consagración en la iglesia. Por el mismo bautismo cada creyente es llamado por Dios para convertirse en un mensajero del evangelio y un servidor del amor. 

Se puede concluir que existe un puente natural entre los actores de los movimientos sociales y culturales que buscan en el presente un nuevo horizonte de derechos para los seres humanos, el medio ambiente, el planeta entero y la vida de las futuras generaciones y los miembros de las iglesias que impactan la conciencia pública con los valores de la gran utopía del Reino de Dios, el reino de una vida humana de dignidad y una vida cósmica de justicia, armonía y paz. 
 
  Los Derechos Humanos: Un acceso teológico
Fundación MUSOL: Municipalismo y Solidaridad.

Artículos relacionados:

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Día internacional de la erradicación de la pobreza.
    Fotografía de Tung Minh en Unsplash

    Día internacional de la erradicación de la pobreza.

    La pobreza se ha convertido hoy en una especie de concepto genérico que forma parte de muchos discursos, es algo así como “el sabor del mes”. Lo cierto es que al hablar de pobreza hablamos, realmente, de vida y muerte, de dignidad humana, de sobrevivencia, de calidad de vida, de derechos humanos.

  • Zimri y Cozbí, Números 25:1-18
    Pintura de Zec Safet

    Zimri y Cozbí, Números 25:1-18

    Soy Cozbi, de niña me gustaba recolectar historias, en especial aquellas que contenían pequeñas dosis de amor, mientras crecía en el camino me encontré varías: amores inesperados, imposibles, amores que dan miedo, y aquellos que germinan y crecen en medio del caos y del odio.

  • Situación Política en Bolivia
     

    Situación Política en Bolivia

    Si un grupo político logra unir en su discurso lo religioso y su postura política, será capaz de remodelar la subjetividad de las personas generando un ambiente de moralidad que incluye en muchos casos, una actitud acrítica de parte de sus seguidores y con el riesgo de manifestaciones explícitas que dividen a las personas entre malos y buenos, corruptos y virtuosos, libres y esclavos, adoradores de dios e idólatras, justos e injustos, y en el peor de los casos con el derecho a violentar a quienes no entran en su línea ideológica.

  • Justicia Social
     

    Justicia Social

    Es evidente que en una sociedad de consumo como la nuestra, todo puede convertirse en mercancía, incluso las causas nobles, las campañas necesarias y las metas más altruistas.

    Dejá un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de Cookies.